domingo, 29 de septiembre de 2013

“Al joven se llega respetándolo mucho” Entrevista a la escritora Liliana Bodoc de Valeria Alfaro, 2013



27.09.13
 La autora de los libros “Los días del Venado”, “El rastro de la canela”, “El espejo africano” y “La saga de los confines”; entre otros, visitó Jujuy en una actividad organizada por el Plan de Lectura y la Dirección de Nivel Secundario. Brindó charlas a estudiantes.

“Al joven se llega respetándolo mucho”
“Al joven se llega respetándolo mucho”

¿Cuál es el fin de su visita a la provincia?
Desde el Plan Nacional de Lectura se busca acercar a los estudiantes y también a los docentes a todos los que hacemos y producimos textos literarios, no para que reciban una ponencia sino para dialogar y construir, entre todos, las lecturas y así estimularlos. Es una modalidad de dialogo, los chicos al principio tiene un poco de vergüenza, pero después se sueltan, en el Colegio Nacional se largaron a preguntar todo.
¿A que se referían las dudas de los estudiantes?
Los chicos siempre relacionan mucho la literatura con la vida personal del escritor, entonces preguntaron sobre los textos que leyeron y su relación con la vida personal, y lo bien que hacen porque la escritura está siempre presente en la vida de uno. Preguntaron específicamente por libros que habrían leído.
¿Cómo notó el interés de los adolescentes hacia la lectura?
Yo creo que todos caemos siempre a pensar que “los chicos no leen”, pero quizás no leen lo que nosotros quisiéramos y hay que aceptar que los adultos tampoco leemos. Pero la verdad es que me asombré de encontrar entre los chicos muy buenos lectores. Hoy las herramientas digitales, son muy buenas herramientas porque nosotros podemos utilizarlas para implantar los contenidos necesarios para que los chicos se interesen por la lectura.
¿Cómo llegar al público joven?
Tengo libros para niños pequeños, para jóvenes y algunos para adultos. Me parece que al joven se llega respetándolo mucho, porque si hay algo que los chicos no quieren es ser maltratados por el “facilismo”. Hay libros que pretenden hablar como ellos, peinarse como ellos, parecerse para caerles bien, pero los chicos repudian eso. Los chicos agradecen que la historia literaria les muestre algo nuevo y les propongan dificultades, porque al fin y al cabo los juegos tienen reglas. El Plan Nacional de Lectura me convocó como a tantos otros escritores y visitamos diferentes provincias, pero aquí en Jujuy -puede parecer gentilezas de visitantes, pero no así- encontré a muchos chicos lectores. Sé que en Jujuy estuve presente un día de carrozas, pero igual hubo chicos que se quedaron hablando largamente conmigo sin obligación y eso dice mucho. Desde el Plan de lectura trabajamos mucho con lo federal, porque muchas veces nos lamentamos siempre de que todo pasa en Buenos Aires, pero estamos tratando de que el plan llegue a todas las provincias y rincones. Falta y hay cosas que corregir pero estamos en la tarea de “hacer justicia”, llevando la palabra literaria a todos los rincones. Seguramente falta para lograrlo, porque el país es enorme y hay escuelitas en rincones inverosímiles, y uno quisiera que el plan llegue a todos todo el tiempo. Uno sueña con que el plan se multiplique y pueda llegar pero vamos caminando.
¿Le sorprendió alguna actitud particular?
La calidad de las lecturas. Los chicos realizaron muchas preguntas acerca de la libertad, de los sentimientos y de las historias que leyeron, lo relacionan mucho con lo personal. En ese trabajo hay que destacar la compañía del Plan de Lectura de Jujuy, porque los escritores llegamos, pero aquí se hizo el trabajo previo de lectura que potencia nuestro trabajo.
¿Tiene en mente escribir nuevas obras para jóvenes?
En estos momentos no estoy escribiendo pero salió a la venta una obra mía que se llama “El perro del peregrino”, que es la historia de Jesús contada desde la perspectiva de un perro que va con él. En el país tenemos muy buenos escritores de literatura juvenil, al que le gusta el género policial puede acceder también a obras de Norma Huidobro, Sergio Aguirre; en otros géneros los chicos pueden leer a Sandra Comino y Eva Wolf.
¿Cómo cree que se debe potenciar el trabajo de los autores argentinos?
Las editoriales deberían abrir más puertas. Deberían correr más riesgos con escritores nuevos. Les cuesta mucho, yo estoy siendo editada, pero sé que hay un montón de gente trabajando y creando maravillas y muchas editoriales son mezquinas a la hora de incorporar escritores nuevos. El mejor recuerdo de mi carrera, por elegir uno, fue el día que levanté el teléfono allá Mendoza y una voz muy porteña de una editorial me dijo “leímos el material que nos dejaste, nos interesa, ¿podes venir? “, yo creo que antes de cortar ya estaba en el colectivo. Ese camino a Buenos Aires lleno de sueños e ilusiones es mi mejor recuerdo.
FUENTE: eltribuno

No hay comentarios: