lunes, 20 de septiembre de 2010

12 DE OCTUBRE: DÍA DE LA RAZA


Mucho se dice acerca de que el 12 de Octubre no puede ser llamado "Descubrimiento de América"Para investigar, te propongo que entres en las siguientes páginas:


Lo importante es que sepas el por qué de esa fecha en nuestro Calendario Escolar y que, luego de analizar diferentes materiales, puedas pensar por vos mismo el significado de esta fecha.

Para investigar, te propongo que entres en las siguientes páginas:



EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS


EDUCARED 

MUNDO DOCENTE

EDUCAR- FIESTA NACIONAL

EL HISTORIADOR

EL HISTORIADOR: INFOGRAFÍAS

PORTAL PLANETA SEDNA: COLÓN

CÓMO SE RECUERDA ESE DÍA EN OTROS PAÍSES:

CERVANTES VIRTUAL

CERVANTES VIRTUAL: DOCUMENTOS

PROYECTO FILOSOFÍA

EDURED MÉJICO

EDUCANDO-REPÚBLICA DOMINICANA

EDUCARCHILE

COLOMBIAAPRENDE





Canciones



Himno de la Raza


Suban hoy como un himno de gloria

nuestros cantos henchidos de amor,

celebrando la magna victoria

de la raza que un mundo nos dio.


Con la quilla de su carabela

abrió al mar honda ruta Colón;

todavía perdura su estela

como lazo de luz y de unión.


Hoy América entera palpita

rebosando de gozo y solaz

y en sus brazos abiertos invita

a buscar un regazo de paz.


Argentina, la patria gloriosa

de Belgrano y del gran San Martín,

marcha al frente mostrando orgullosa

el laurel que ganó en ruda lid.


Brava y fuerte con mano segura

va empujando el glorioso timón

del progreso, cantando ventura,

con la insignia que el cielo robó.


Celebremos la homérica hazaña

de aquel genio que al pie de Isabel

con su beso nos trajo de España

sangre, lengua, heroísmos y fe.

Letra: Teodoro Palacios


Música: Celia Torrá



América


Donde brilla el tibio sol

Con un nuevo fulgor

Dorando las arenas.


Donde el aire es limpio

aun bajo la suave luz de

las estrellas.


Donde el fuego se hace amor

el río es hablador

y el monte selva.


CORO

Hoy encontré un lugar

para los dos

en esa nueva tierra.


América, América,

todo un inmenso jardín,

eso es América...

cuando Dios hizo el edén

pensó en América.


Cada nuevo atardecer,

el cielo empieza a arder

y escucha el viento

que me trae con su canción

una queja de amor

como un lamento.


El perfume de una flor,

el ritmo de un tambor,

en las praderas

danzas de guerra y paz

de un pueblo

que aún no ha roto sus cadenas.


América, América,

todo un inmenso jardín,

eso es América...

cuando Dios hizo el edén

pensó en América.


América, América,

todo un inmenso jardín,

eso es América...

cuando Dios hizo el edén

pensó en América.

¡América, América!

Letra y música: Pablo Herrero, José Luis Armenteros



Canción con todos


Salgo a caminar

por la cintura cósmica del sur

piso en la región

mas vegetal del viento y de la luz,

siento al caminar

toda la piel de América en mi piel

y anda en mi sangre un río

que libera en mi voz su caudal.


Sol de Alto Perú,

rostro Bolivia estaño y soledad,

un verde Brasil,

besa mi Chile cobre y mineral.

Subo desde el sur

hacia la entraña América y total,

pura raíz de un grito

destinado a crecer y a estallar.

Todas las voces todas,

todas las manos todas,

toda la sangre puede

ser canción en el viento.

Canta conmigo canta

hermano americano,

libera tu esperanza

con un grito en la voz.



Letra: Armando Tejada Gomez


Música: César Isella

FUENTE: SITIOS ARGENTINA



CARTAS Y ESCRITOS DE CRISTÓBAL COLÓN

---
1. Diario de Colón. Libro de la primera navegación


Jueves, 11 de octubre [12.10.1492]

Puestos en tierra vieron árboles muy verdes, y aguas muchas y frutas de diversas maneras. El Almirante llamó a los dos capitanes y a los demás que saltaron en tierra, y a Rodrigo de Escobedo, escribano de toda la armada, y a Rodrigo Sánchez de Segovia, y dijo que le diesen por fe y testimonio como él por ante todos tomaba, como de hecho tomó, posesión de la dicha Isla por el Rey y por la Reina sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían, como más largo se contiene en los testimonios que allí se hicieron por escrito. Luego se juntó allí mucha gente de la Isla. Esto que se sigue son palabras formales del Almirante, en su libro de su primera navegación y descubrimiento de estas Indias: "Yo (dice él), porque nos tuviesen mucha amistad, porque conocí que era gente que mejor se libraría y convertiría a Nuestra Santa Fe con Amor que no por fuerza, les di a algunos de ellos unos bonetes colorados y unas cuentas de vidrio (1) que se ponían al pescuezo, y otras cosas muchas de poco valor, con que tuvieron mucho placer y quedaron tanto nuestros que era maravilla. Los cuales después venían a las barcas de los navíos a donde nos estábamos, nadando. Y nos traían papagayos y hilo de algodón en ovillos y azagayas (2) y otras cosas muchas, y nos las trocaban por otras cosas que nos les dábamos, como cuenticillas de vidrio y cascabeles. En fin, todo tomaban y daban de aquello que tenían de buena voluntad. Mas me pareció que era gente muy pobre de todo. Ellos andan todos desnudos como su madre los parió, y tanbién las mujeres, aunque no vide (3) más de una harto moza. Y todos los que yo vi eran todos mancebos, que ninguno vide de edad de más de 30 años. Muy bien hechos, de muy hermosos cuerpos y muy buenas caras. Los cabellos gruesos casi como sedas de cola de caballos, y cortos. Los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan. De ellos (4) se pintan de prieto, y ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos, y de ellos se pintan de blanco, y de ellos de colorado, y de ellos de lo que fallan (5) . Y dellos se pintan las caras, y dellos todo el cuerpo, y de ellos solos los ojos, y de ellos solo la nariz. Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las to-maban por el filo, y se cortaban con ignorancia. No tienen algún hierro. Sus azagayas son unas varas sin hierro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pece, y otras de otras cosas. Ellos todos a una mano son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos. Yo vi algunos que tenían señales de heridas en sus cuerpos, y les hize señas que era aquello, y ellos me mostraron como allí venían gente de otras islas que estaban cerca y los querían tomar y se defendían. Y yo creí y creo que aquí vienen de tierra firme a tomarlos por cautivos. Ellos deben ser buenos ser-vidores y de buen ingenio, que veo que muy presto dicen todo lo que les decía. Y creo que ligeramente se harían cristianos, que me pareció que ninguna secta tenían. Yo, placiendo a Nuestro Señor, llevaré de aquí al tiempo de mi partida seis a Vuestra Alteza para que aprendan a hablar. Ninguna bestia de ninguna manera vi, salvo papagayos en esta Isla." Todas son palabras del Almirante.

2. Carta de Colón, anunciando el descubrimiento del Nuevo Mundo

Señor (6), porque sé que habreis placer de la grand victoria que Nuestro Señor me ha dado en mi viage, vos escribo esta, por la cual sabreis como en 33 días pasé a las Indias, con la armada que los Ilustrísimos Rey e Reina nuestros señores me dieron donde yo fallé muy muchas Islas pobladas con gente sin número, y dellas todas he tomado posesión por sus altezas con pregón y bandera real extendida, y no me fué contradicho. A la primera que yo fallé puse nombre San Salvador (7), a conmemoración de su Alta Magestal (8), el cual maravillosamente todo esto ha dado: los Indios la llaman Guanahani. A la segunda puse nombre la isla de Santa María de Concepción: a la tercera Fernandina: a la cuarta la Isabela: a la quinta la isla Juana (9), é asi a cada una nombre nuevo.

[...]

Yo entendía harto de otros Indios, que ya tenía tomados, como con-tinuamente esta tierra era Isla: é así seguí la costa della al oriente ciento siete leguas fasta donde facia (10) fin; del cual cabo vi otra Isla al oriente distante desta diez é ocho leguas, á la cual luego puse nombre la española (11): y fuí allí: y seguí la parte del setentrion, así como de la Juana, al oriente ciento é ochenta y ocho grandes leguas, por linea recta, la cual y todas las otras son fertilísimas en demasiado grado, y ésta en extremo: en ella hay muchos puertos en la costa de la mar sin comparación de otros que yo sepa en cristianos, y farto rios y buenos y grandes que es maravilla: las tierras della son altas y en ella muy buenas sierras y montañas altísimas, sin comparación de la isla de Teneryfe, todas fermosísimas, de mil fechuras, y todas andables y llenas de árboles de mil maneras y altas, y parecen que llegan al cielo; y tengo por dicho que jamás pierden la foja, segun lo pude comprender, que los vi tan verdes y tan hermosos como son por mayo en España. Y dellos estaban floridos, dellos con fruto, y dellos en otro término, segun es su calidad; y cantaba el ruiseñor y otros pajaritos de mil maneras en el mes de noviembre por allí donde yo andaba. Hay palmas de seis o de ocho maneras, que es admiración verlas, por la diformidad fermosa dellas, mas así como los otros árboles y frutos é yerbas: en ella hay pinares á maravilla, é hay campiñas grandísimas, é hay miel, y de muchas maneras de aves y frutas muy diversas. En las tierras hay muchas minas de metales é hay gente in estimable número.

La Española es maravilla: las sierras y las montañas y las vegas y las campiñas, y las tierras tan fermosas y gruesas para plantar y sembrar, para criar ganados de todas suertes, para edificios de villas y lugares. [...]

En conclusión, a fablar desto solamente que se ha fecho este viage que fué así de corrida, que pueden ver Sus Altezas que yo les daré oro cuanto hobieren menester (12), con muy poquita ayuda que sus altezas me darán: agora especería y algodon cuanto Sus Altezas mandaran cargar, y almastiga (13) cuanto mandaran cargar; é de la cual fasta hoy no se ha fallado salvo en Grecia y en la isla de Xio, y el Señorio la vendo como quiere, y lignaloe (14) cuanto mandaran cargar, y esclavos cuantos mandaran cargar, é serán de los idólatras; y creo haber fallado ruibarbo (15) y canela, e otras mil cosas de sustancia (16) fallaré, que habrán fallado la gente que allá dejo; [...]
FUENTE: UNI-MAINZ

No hay comentarios: